PREMIO A LOS INDÍGENAS CAUCANOS 
Martes 12 de diciembre, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Los indígenas del norte del Cauca ganaron el valioso Premio Nacional de Paz. El Pais de Cali nos comunica esta excelente noticia en esta forma:

""" ... Premio de paz a indígenas del norte de Cauca 
Colprensa El Pais,
martes 12 diciembre, 2000

El proyecto Nasa, del cual hacen parte los cabildos indígenas de Toribío, Tacueyó y San Francisco, en el norte del Cauca, fue declarado ganador por unanimidad del Premio Nacional de Paz. 'Nasa us kayat i sa', en lengua indígena significa 'hacer memoria con sentimiento'. De ahí que el proyecto comunitario se basa en la filosofía integral de amor a la vida, al derecho a la tierra y a la cultura como patrimonio ancestral. Nasa se hizo acreedor al Premio por su aporte a la paz, en la construcción de procesos sociales a través de la participación de todos los miembros de la comunidad, la conservación de sus tradiciones y valores culturales y la consolidación de su organización, que se inició hace 20 años. Del proyecto Nasa hacen parte unas 78.000 personas, entre indígenas, mestizos y negros, de población rural y urbana. Abarca una extensión de 195.000 hectáreas, de las que hacen parte catorce cabildos; catorce resguardos y seis municipios. Para Arquímedes Vitonas, coordinador general del proyecto, este surgió de la esperanza y la necesidad, bajo la premisa de que "un pueblo educado es capaz de proyectarse hacia el futuro". Nasa es fruto de un trabajo continuo que busca la organización de la comunidad, el fortalecimiento de procesos de desarrollo y de las relaciones territoriales con plena autonomía. El líder indígena dijo, refiriéndose al galardón, que "nos anima a seguir construyendo, nos alienta a seguir trabajando para hacer un mejor país". Agregó que lo que sigue ahora es impulsar una gran red nacional, una gran cadena, para que sean escuchados por el país, "para que haya un diálogo multilateral y no bilateral de paz", y así sus propuestas contribuyan al logro de la paz. Para el padre Antonio Bonanoni, del equipo misionero del norte del Cauca, este es un reconocimiento a un pueblo que ha sufrido durante toda su vida, y que, "incluso en la iglesia hemos sido cómplices de su sufrimiento". Destacó el valor de los indígenas y su rebeldía para poder sobrevivir, las luchas que han emprendido para poder ser reconocidos y que sólo así como ellos, "si se lucha, si se cree, es posible el futuro". ..."""

Cordial saludo navideño,