JOSÉ HILARIO LÓPEZ VALDÉS
Jueves 27 de noviembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Para nuestros lectores en USA muchas felicidades en este día de Acción de Gracias.

Un día como hoy, 27 de noviembre de 1869 murió en las cercanías de Campoalegre, Huila, el Ex-presidente y General José Hilario López Valdés, quien nació en Popayán el 18 de febrero de 1798. Como Presidente, (1849-1853) firmó la ley de abolición de la esclavitud el 21 de mayo de 1851.

Hijo de José Casimiro López, oficial real de la Santa Cruzada, y de Rafaela Valdés y Fernández de Córdoba, estudió en Popayán, bajo la tutela de José Félix de Restrepo. Muy temprano quedó huérfano de padre y, como consecuencia, su madre enloqueció. José Hilario y sus hermanos quedaron, entonces, al cuidado de un tutor que rápidamente dilapidó la herencia; por esta razón, él y su hermano Laureano se vieron obligados a emplearse como herreros.

En 1812 se enroló en el ejército patriota como cadete de la Quinta Compañía, bajo el capitán José María Ordóñez. Posteriormente sirvió bajo las órdenes de José María Cabal, Antonio Nariño, Manuel Serviez y Custodio García Rovira, y combatió en las batallas de Alto Palacé (1813), Calibío, Tacines y Pasto (1814).

En la batalla de la Cuchilla del Tambo (1816) cayó prisionero del ejército español de Juan Sámano y condenado a muerte debiendo participar en un sorteo para elegir a los prisioneros que serían ejecutados, y obtuvo la boleta negra que lo condenaba a morir fusilado. Finalmente la sentencia le fue conmutada, cuando llegó a Popayán una orden del .presidente Toribio Montes, de Quito, en el sentido de fusilar sólo a los militares de cierta graduación.

López fue condenado primero a prisión, y después a servir como soldado en las filas españolas, y remitido a Bogotá. Allí se relacionó con personas vinculadas con la causa independentista, entre ellas los hermanos Almeyda y Policarpa Salavarrieta, quienes tramaban un levantamiento en Santafé y buscaron ganar prosélitos entre la tropa española. La acción fue denunciada y al ser encarcelados los cabecillas, José Hilario y su hermano Laureano proyectaron huir a los Llanos, pero este plan se frustró por enfermedad de José Hilario. Le tocó entonces servir de centinela en la capilla de los cabecillas que iban a ser fusilados y tuvo que presenciar la ejecución de Policarpa Salavarrieta (1817).

El 28 de junio de 1819 López consiguió su libertad absoluta, gracias a la mediación de su tía Eusebia Caicedo. Algunos jefes patriotas que lo conocían, lo presentaron ante Bolívar, quien lo nombró ayudante mayor del recién creado batallón Boyacá, y lo ascendió a teniente efectivo, con grado de capitán. Participó en la Campaña del Norte, que realizó su gran ofensiva en Venezuela y por su desempeño militar ocupó varios puestos importantes, como el de comandante general de Aragua y gobernador civil y militar de Valencia.

De regreso a Bogotá, en 1823, Santander lo encargó de la dirección del Estado Mayor del departamento del Cauca. Ese mismo año fue ascendido a teniente coronel; y el 23 de junio se casó con una prima suya, doña Rosalía Fajardo.

Luego de que el coronel indígena Agustín Agualongo, que defendía el derecho divino de los reyes de España, derrotara a Juan José Flórez, el general José María Córdova llegó a Popayán para combatirlo. En la campaña, López actuó como segundo de Córdova.

A principios de 1825 tomó acciones contra un centinela que atropellaba civiles, entre cuyas víctimas se contaba su abuela. Por ese motivo se le siguió un juicio y fue condenado a ocho meses de prisión.

En 1826, cuando la unidad política de la Gran Colombia entró en crisis, José Hilario López formó parte del sector que reaccionó en contra de los principios de la Constitución redactada por Bolívar para Bolivia y de igual forma se negó a apoyar la iniciativa del general Tomás Cipriano de Mosquera, intendente de Guayaquil, quien lo instó para que se uniera a la causa que proclamaba a Bolívar dictador. Su posición en esta coyuntura, lo colocó al lado de Santander. En estas circunstancias, la prisión de Santander, acusado de haber participado en el atentado contra Bolívar, en septiembre de 1828, llevó a muchos de sus partidarios a la rebelión. López, en su calidad de jefe del Estado Mayor General y comandante general del departamento de Azuay, se levantó en armas junto con el coronel José María Obando, poco después de la conspiración. Ambos proclamaron la Constitución de Cúcuta y declararon la guerra abierta a Bolívar. Se enfrentaron a Mosquera y lo vencieron en el campo de La Ladera, a mediados de noviembre de ese año, y luego se enfrentaron con las tropas de los generales Tomás Heres y José María Córdova. A fines de diciembre de 1828, Bolívar se dirigió hacia el sur con motivo de la guerra con Perú y de la revolución de Obando y López.

Allí buscó superar los obstáculos que el alzamiento de estos jefes le colocaban. A finales de enero de 1829 expidió un indulto en favor de Obando y López que quedó plasmado en el tratado de Juanambú, firmado el 2 de marzo de 1829.

Luego fue nombrado por Bolívar gobernador de la Provincia de Neiva, y en abril de 1830 fue ascendido a general de brigada por el presidente Domingo Caycedo, encargado del Ejecutivo durante el Congreso Constituyente. A1 serle allí aceptada la renuncia a Bolívar, asumieron la Presidencia y Vicepresidencia Joaquín Mosquera y Domingo Caycedo, respectivamente. Por ausencia de Obando, nombraron a López en la comandancia general de Popayán.

A mediados de ese año, el 4 de junio, el general Sucre fue asesinado en Berruecos, cuando se dirigía hacia Quito; Obando y López fueron acusados del crimen, en gran parte debido a sus proyectos de anexión con el Ecuador.

Posteriormente, bajo la dictadura de Rafael Urdaneta, 1830, López y Obando se rebelaron nuevamente. Luego de dominar el sur, una vez tomado el control de Popayán, López pasó con su ejército por El Guamo, El Espinal y Tocaima. Ante el avance de las tropas rebeldes, Urdaneta propuso a López el cese de hostilidades y, después de varias negociaciones, se firmó el convenio de Apulo, el 28 de abril de 1831, reasumiento Caycedo el mando del pais y la legitimidad del gobierno de Mosquera y Caycedo fue reconocida por López. Este último fue designado general en jefe del ejército, mientras Obando era nombrado secretario de Guerra. La secretaría fue asumida por López, cuando Obando fue enviado al sur para enfrentar al general Flórez.

En 1832, bajo la administración del general Santander, López fue nombrado jefe militar de Bogotá, y en 1834, gobernador de Cartagena. En 1839 se dirigió a Roma en calidad de embajador ante la Santa Sede. Luego de su regreso al país, en 1840 López se retiró durante varios años de la vida pública y se dedicó a atender su hacienda, ubicada en la provincia de Neiva.

Poco antes de mediados de siglo, durante la administración de Tomás Cipriano de Mosquera, López aceptó la candidatura presidencial. El 7 de marzo de 1849 salió electo.

Durante la administración de López, entre 1849 y 1853, se concretaron reformas que se orientaron, fundamentalmente, hacia las estructuras fiscal y agraria del país, el problema de la abolición de la esclavitud y las relaciones entre el Estado y la Iglesia católica. En el campo fiscal, una de las reformas más importantes fue la supresión del monopolio estatal sobre el tabaco, que constituía la principal fuente de recursos del Estado.

Bajo la administración López, a pesar de que la oposición a la medida se mantenía, el presidente sancionó, el 21 de marzo de 1851, la ley que declaraba libres a los esclavos nacidos después del 21 de julio de 1821, y regulaba las indemnizaciones a pagar para la liberación de los esclavos nacidos antes de esa fecha. Esta medida, al igual que algunas de las leyes anticlericales adoptadas bajo su administración, básicamente la expulsión de los jesuitas, la supresión del fuero eclesiástico, la abolición de los diezmos y la elección popular de los párrocos, fortalecieron la oposición al gobierno.

En julio de 1851 se inició la rebelión, encabezada por Julio Arboleda en el Cauca, Eusebio Borrero en Antioquia y Pastor Ospina en Cundinamarca. El movimiento fue controlado a los pocos meses.

En 1850 modificó las normas que regían la instrucción pública, eliminando buena parte de los requerimientos para el ejercicio de las diferentes profesiones. Estableció el juicio por jurados en las causas criminales, en 1851, y suprimió la pena de muerte para delitos políticos. En su administración se organizó igualmente la Comisión Corográfica, y en enero de 1850 se firmó con Agustín Codazzi el respectivo convenio.

Las elecciones llevaron al poder a José María Obando, cuyo gobierno se vio interrumpido por el golpe de cuartel de José María Melo, el 17 de abril de 1854. En esa oportunidad, López tomó partido junto a los gólgotas y a los conservadores, y unido con Mosquera y Pedro Alcántara Herrán impidió que el Cauca se levantara en apoyo de las fuerzas golpistas acaudilladas por Melo, cuyo movimiento fue vencido en diciembre de 1854.

Posteriormente, López viajó a Europa en compañía de su segunda esposa Dorotea Durán y Borrero, y de sus hijos, y terminó la redacción de sus Memorias. A su regreso al país apoyó a Mosquera en la guerra civil de 1860 que se desencadenó al enfrentarse el caudillo al gobierno de Mariano Ospina Rodríguez (18571861). Tal apoyo se produjo a pesar del desacuerdo existente entre Mosquera y López el cual se profundizó con el paso de los años. En la Convención de Rionegro, instalada en febrero de 1863, el conflicto entre los dirigentes estuvo a punto de dar lugar a un duelo, evitado por amigos comunes.

A1 clausurarse la Convención, López fue elegido presidente del Tolima, cargo que asumió al llegar a Neiva en julio de 1863. En 1865 aceptó la candidatura para presidir la Unión y, en 1867, cuando se produjo el golpe de Estado que derrotó a Mosquera, López fue nombrado jefe del ejército. Como tal, debió velar por la seguridad de Mosquera mientras se le adelantaba el juicio ante el Senado. Después se retiró de la vida pública y se dedicó a atender sus haciendas en el Huila. Murió el 27 de noviembre de 1869, en las cercanías de Campoalegre.

Cordial saludo,