JOSÉ HILARIO LÓPEZ VALDÉS
Sábado 19 de noviembre, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Oliver Lis, escritor, autor de 17 obras de genealogía, ontología, epistemología, historia y poesía, fundador de la Academia Alternativa de Historia, está escribiendo un libro sobre el Presidente de La Nueva Granada el General José Hilario López Valdés.  José Hilario nació en Popayán el 18 de febrero de 1798 de una de las familias de la antigua nobleza, siendo su padre oficial real de la Santa Cruzada.

La parte que transcribimos se refiere a la polémica historia de su deceso.

Cordialmente,

***

JOSÉ HILARIO LÓPEZ VALDÉS
POLÉMICA HISTORIA DE SU DECESO
Por: Oliver Lis

López falleció en Campoalegre, Huila el 27 de noviembre de 1869, siendo antes trasladado a Neiva, sin que nada pudiera hacerse por prolongar su vida. Los sacerdotes se negaron a darle cristiana sepultura por La Cuestión Religiosa -era conocido masón- y sus restos, según parece, fueron devueltos a la familia sin que nada se sepa. Algunos miembros de la Academia Huilense de Historia, que como hacen estatuas de un fundador Diego de Ospina sin retrato -y sin advertencia- y certifican con un testamento el hallazgo de la cabeza de un decapitado mártir en el aeropuerto la Manguita, inventaron un homenaje sin restos mortuorios ni prueba de ellos en el cementerio de Campoalegre, Huila: afirman que están ahí sepultados y dispersos. Siguiendo con las supercherías, hay una de esas tradiciones orales en el Cauca, que si bien, no se ha comprobado como cierta, resulta bien divertida -contada por el erudito Ricardo Quintero Rivera-: “Le informaron a Tomás Cipriano Mosquera: ‘¡General, se murió su pariente, el general José Hilario López en Campoalegre, Huila!’. Mosquera respondió: ‘Ese López, ¡pendejo hasta para morirse!’”.

VERSIÓN DE LOS
“SOBRINOS DE LOS SOBRINOS”


Otra versión posiblemente ficticia sobre sus restos la otorgó la familia de su segunda esposa, María Dorotea Durán Borrero. Una hija de su sobrino nieto Carlos Ucrós Durán -sobrina también del gran historiador huilense, Joaquín García Borrero-, Eugenia, la más divertida de todos, afirmó haber pasado su infancia en la hacienda de los Durán en Campoalegre, donde tenían un José Hilario momificado, vestido de militar, con sombrero de jipijapa, sentado en una silla, siendo trasladado del corredor de la hacienda a la biblioteca, donde eran los niños encerrados cuando se portaban mal con “papá Hilario”. La leyenda dice que cuando murió su hermana Margarita Ucrós García, el espacio que tenía entre el mausoleo de los García en el Cementerio Central de Neiva lo ocupó una parienta mayor, con más derecho, por lo que sumado eso a la venta de la finca, con miras a trasladarse a Bogotá, los Ucrós García “se encartaron” con los dos finados. Por lo cual, serrucho y botella de aguardiente en mano -contaba simpática mi abuela Eugenia- con su hermano Daniel, “organizaron” a su hermana y al prócer para despacharlos a Bogotá, a uno para una urna en la iglesia del Carmen y al otro para otra urna en el colegio Salesiano León XIII. Según ella, la tumba de José Hilario quedó sin lápida, con su nombre escrito a mano en el cemento.

Entre tantos cuentos, leyendas, mitos, fantasías de vanidosos “académicos” regionalistas y supercherías de familia, lo cierto es que existe en el panteón de los próceres de Popayán una urna vacía que espera después de más de 160 años por sus restos. ¿Quién exhumará tantas mentiras? López, con una estatua mohosa en Popayán, donde no cagan las palomas, cerca de la sombra de su reloj de sol, es aún, sin que se juzguen sus memorias a la luz de suficientes documentos históricos, epónimo de la condecoración más importante otorgada por el Departamento del Cauca.

[1] Diario Oficial, N° 1, 30 de abril de 1864, p.2. Curioso resulta pues, que Manuel Antonio haya optado por ser liberal, y los demás Villoria, por ser conservadores.

[2] La misma cita se lee en la historia de sus ancestros Suárez de Figueroa por Manuel Domínguez Merino.

Ó L I V E R L I S
http://oliverlis.ning.com/
Grupo Editorial

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.